El proceso de diseño de un sitio web, por complicado que le pueda parecer a alguien de la era predigital o por sencillo que parezca a un programador, no es muy diferente al de solicitar una casa. Un albañil puede hacer una casa, pero un arquitecto puede hacer un buen diseño, y de acuerdo a las necesidades y posibilidades, se puede pensar en una gama que incluya a un ingeniero que calcule o a un administrador que haga la programación de pagos y entregas, así como el seguimiento de proveedores y materiales; así podemos ver a los sitios web.

Fulton & Fulton SC, una firma de abogados especializada en tecnologías publicaron un compendio de razones por las que nace la necesidad de la realización de contratos para el desarrollo de sitios web. Nos hablan de los ‘porque’ y de los ‘como’ redactar las clausulas para dejar resueltas y por escrito los posibles desencuentros que pueden aparecer entre cliente y diseñador.

[download id=”8″]